JIU JITSU

Arte Marcial japonés, su origen se remonta al periodo entre el siglo XIII y el siglo XVI. Durante este período hubo una guerra civil casi constante en Japón y los sistemas clásicos de lucha armada se vieron muy desarrollados y refinados en los campos de batalla. Técnicas de lucha cuerpo a cuerpo fueron desarrolladas como parte de aquellos sistemas para ser usadas junto con las armas contra oponentes armados y con armaduras, a partir de estas técnicas se origina el arte suave como también se le conoce.

En el inicio de esta era hubo un cambio generalizado desde técnicas armadas a formas de lucha sin armas. Estos estilos desarmados fueron desarrollados a partir de técnicas de lucha mano fueron colectivamente conocidas como Jiu Jitsu.

Durante el punto cúspide del periodo Edo había más de 700 sistemas de Jiu Jitsu. El final de este  periodo se vio marcado por la Restauración Meiji, una Guerra Civil abortada, que llevó el poder desde el Shogun de vuelta al Emperador. Una gran proporción de la clase Samurai apoyó al Shogun durante la Guerra. Consecuentemente, cuando el Emperador restauró su poder, mucho de lo relacionado con los Samurai perdió su respeto. Un decreto Imperial declaró una ofensa criminal practicar artes combativas antiguas. Durante el periodo que duró el edicto, el Jiu jitsu casi se perdió. Algunos maestros continuaron practicando sus artes en forma clandestina o se fueron a otros países, lo que mantuvo el estilo.

El  jiu-jitsu brasileño (también llamado Brazilian jiu-jitsu o BJJ), se enfoca  principalmente en la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo. Sus técnicas incluyen, luxaciones, estrangulaciones y otros tipos de sumisiones. Esta modalidad  proviene de las técnicas de combate en el  piso de la escuela Kodokan de judo (ne waza), que fueron llevados a Brasil por Mitsuyo Maeda y otros judocas.

(c) 2016 Federación Mexicana de JIU JITSU, A.C.